Visitas

López Torres y su conexión con la tierra

Posted on Actualizado enn

Antonio López Torres, ese es su nombre. Tomellosero hasta la médula, le encantaba su tierra y como bien dice la empleada del museo que lleva su nombre, “se escapaba a Tomelloso cuando podía”. Fue un pintor poco reconocido en vida, algunos le acusaban de ser un “paleto”, porque creían que nunca salió de Tomelloso. Nada más lejos de la realidad. Hizo exposiciones alrededor del mundo, algunas con su sobrino, uno de los pintores actuales más importantes del mundo, Antonio López García. Este ha contado muchas veces que fue su abuelo el que lo inició en el mundo de la pintura, su maestro. Quizás fuera porque López Torres nunca tuvo descendencia.

IMG_3791

IMG_3727

Vincular a Antonio López Torres con el vino no es tarea complicada. Solo nos hizo falta visitar el museo que lleva su nombre y que se encuentra en Tomelloso. El museo Antonio López Torres es gratuito y alberga más de un centenar de obras suyas, entre dibujos y lienzos, por expreso deseo del pintor. Él nunca comerció con sus obras, vivía de su trabajo como profesor de arte y quiso donarlas en su totalidad a la tierra que lo vio nacer.

IMG_3712

IMG_3719

IMG_3721

La visita empieza con la multitud de dibujos que el pintor realizó a lo largo de su vida sobre el campo manchego. Las viñas, las cepas, las casas de campo y los bombos centran la atención de estas obras. Los paisajes son los protagonistas en la mayoría de su producción, los cuales nunca dejó de pintar y dibujar, aunque también se decantó por retratos y algunas pinturas de interiores.

IMG_3731
Podador manchego, 1946
IMG_3752
La cueva, 1924

IMG_3766

Con óleo y tabla lograba lo que muchos nunca han conseguido, captar el espacio y el ambiente. Con los colores transmitía sensaciones como la aridez y el calor de la tierra manchega e inmortalizaba tradiciones y labores del campo cotidianas, como pueden ser la vendimia o un simple almuerzo de jornaleros. Las fotografías anteriores bien reflejan el gusto de López Torres por retratar la cotidianidad del mundo vinícola, como se aprecia en Podador manchego de 1946 y La cueva de 1924.

IMG_3793

IMG_3798

IMG_3799

Terminamos la visita leyendo alguna de las pocas declaraciones que López Torres ofreció a los medios antes de su muerte. Hablaba de la naturaleza, de la tierra, de sus sonidos y sus emociones, de cómo estaba ligado a ella. Como una cepa, que se agarra y abraza fuerte al terreno, así era este maravilloso pintor. Tímido e introvertido, sí, pero con una conexión especial con la tierra que le vio nacer.

De chimeneas y cielos azules

Posted on Actualizado enn

IMG_3826

IMG_3817

Tomelloso tiene muchas cosas peculiares y las chimeneas es una de ellas. Consecuencia de las antiguas fábricas de alcohol, estas altísimas edificaciones decoran las calles tomelloseras y sirven de testimonio de la tradición alcoholera de la ciudad.

IMG_3813

IMG_3816

IMG_3822

De altura pueden alcanzar los 45 metros y en las épocas de mayor actividad, llegaron a funcionar hasta cien. Su finalidad era la de dar salida al humo de las grandísimas calderas, las cuales hacían funcionar los mecanismos de destilación de las alcoholeras a través de la combustión de leña o carbón.

IMG_3824

IMG_3823

IMG_3827

Son monolitos históricos, destinados a la conservación en la actualidad. Su valor patrimonial e histórico derivado de la arquitectura industrial sirve como impronta de la industrialización de Tomelloso. Hay multitud para visitar, incluso están iluminadas por la noche. Nosotros nos acercamos a la calle Domecq, pero se pueden encontrar en otras muchas, como la del Parque Urbano Martínez, la del barrio de la Chimenea, la de la calle Julián Besteiro…

El célebre escritor tomellosero Francisco García Pavón retrataba en sus obras el día a día de la ciudad y no se olvidó de las célebres chimeneas: “El caminante que se acerca a Tomelloso desde cualquier punto cardinal, comienza a verle leguas antes de pisar sus cascajales como un blanco y largo pañuelo tendido sobre la tierra parduzca y calcinada… y las delgadas chimeneas de las fábricas de alcohol, que deslían con mansedumbre de humo lento y rozagante, que repta unos momentos hacia el cielo, para enseguida, en invisibles vedijas, fundirse con el tono azul del cielo de la Mancha.”

Historia de Tomelloso. Francisco García Pavón

Hoy visitamos… El Museo del Carro de Tomelloso

Posted on Actualizado enn

Hola de nuevo, amigos. Dicen que para entender mejor las cosas, debemos irnos a su origen, al principio. Pues bien, “La vida en vino” ha decidido remontarse a los orígenes del vino, a cómo los agricultores de antaño hacían su trabajo y a los métodos y aparejos que utilizaban. Y para ello, nada mejor que visitar el Museo del Carro de Tomelloso. En él podemos encontrar todo con lo que trabajaban nuestros antepasados para conseguir nuestro bien más preciado, el vino. Los carros con los que transportaban la vid, prensadoras, barricas antiguas, tinajas… recuerdan a muchos el trabajo duro en los viñedos y  a otros, nos enseñan lo que se ha luchado por sacar nuestro vino adelante.

IMG_3471

IMG_3474

IMG_3479    IMG_3492

Los mecanismos de destilación del vino también son protagonistas, al igual que las fotografías antiguas, que nos retratan cómo eran las vendimias o cómo vestían los jornaleros de antaño.

IMG_3493

IMG_3504

IMG_3505

Un “bombo”, construcción típica tomellosera, preside la entrada al Museo. Se trata de una construcción hecha sin argamasa, formada por piedras o “cantos” colocados estratégicamente y con una habilidad pasmosa. Tenían diversas utilidades, bien como refugio de jornaleros y “mulillas” o como lugar donde guardar los aparejos utilizados durante la jornada. Toda una obra de ingeniería “made in Tomelloso”.

IMG_3509

IMG_3513

IMG_3522

La vida se compone de pequeños detalles y aquí os dejamos los que más nos han gustado. Desde “La vida en vino” os invitamos a dar una vuelta por el Museo del Carro y encontrar así ese “puntito” de nostalgia que a veces necesitamos para avanzar. Un beso enorme y como siempre, ¡viva el vino!

IMG_3500

IMG_3459

IMG_3463