La Mancha

Florecer

Posted on Actualizado enn

Las cepas en esta época ya están florecidas. Los pequeños racimos y sus minúsculos frutos van asomándose al sol, mientras que las hojas de parra protegen a las incipientes uvas. Empieza lo bueno.

IMG_3914

IMG_3916

El cielo azul manchego se sitúa como testigo privilegiado de este gran momento. En la viña de mi abuelo 800 vides son suficientes para mantener su memoria y legado. Aunque, mi padre se plantea ocupar con nuevas cepas las “marras”(lugares en los que no hay cepas) para tener la viña más completita. Esperemos que este año la climatología se porte y las uvas den buen grado.

IMG_3922

IMG_3911

– Papá ¿cuántos kilos puede dar una viña como ésta?

– Pues hija, unos 6.000 más o menos

Quien esté poco familiarizado con este mundo normalmente se sorprendería con las cantidades astronómicas de kilos que se mueven. Pero sí, 6.000 kg de uva en la recogida de una viña no son números tan descabellados. Quien da de comer a su familia solo con la vid, maneja muchos más kilos. De ahí lo sacrificado de este oficio.

IMG_3921

Dejamos que la viña del abuelo descanse y que a fuego lento, como las buenas cosas, dé sus frutos. Hasta la próxima y, ¡que viva el vino!

Anuncios

Hoy visitamos… El Museo del Carro de Tomelloso

Posted on Actualizado enn

Hola de nuevo, amigos. Dicen que para entender mejor las cosas, debemos irnos a su origen, al principio. Pues bien, “La vida en vino” ha decidido remontarse a los orígenes del vino, a cómo los agricultores de antaño hacían su trabajo y a los métodos y aparejos que utilizaban. Y para ello, nada mejor que visitar el Museo del Carro de Tomelloso. En él podemos encontrar todo con lo que trabajaban nuestros antepasados para conseguir nuestro bien más preciado, el vino. Los carros con los que transportaban la vid, prensadoras, barricas antiguas, tinajas… recuerdan a muchos el trabajo duro en los viñedos y  a otros, nos enseñan lo que se ha luchado por sacar nuestro vino adelante.

IMG_3471

IMG_3474

IMG_3479    IMG_3492

Los mecanismos de destilación del vino también son protagonistas, al igual que las fotografías antiguas, que nos retratan cómo eran las vendimias o cómo vestían los jornaleros de antaño.

IMG_3493

IMG_3504

IMG_3505

Un “bombo”, construcción típica tomellosera, preside la entrada al Museo. Se trata de una construcción hecha sin argamasa, formada por piedras o “cantos” colocados estratégicamente y con una habilidad pasmosa. Tenían diversas utilidades, bien como refugio de jornaleros y “mulillas” o como lugar donde guardar los aparejos utilizados durante la jornada. Toda una obra de ingeniería “made in Tomelloso”.

IMG_3509

IMG_3513

IMG_3522

La vida se compone de pequeños detalles y aquí os dejamos los que más nos han gustado. Desde “La vida en vino” os invitamos a dar una vuelta por el Museo del Carro y encontrar así ese “puntito” de nostalgia que a veces necesitamos para avanzar. Un beso enorme y como siempre, ¡viva el vino!

IMG_3500

IMG_3459

IMG_3463

 

 

Entrevista a Jesús Benito

Posted on Actualizado enn

Enamorado del vino desde pequeño, Jesús Benito se lanza a través de Internet a este mundo con su último proyecto de venta online, “compraenbodega.com”. Este tomellosero de 34 años prefiere los vinos manchegos sobre otros, pero no se atreve a elegir uno determinado: “el mejor vino es el que más le guste a cada persona”, afirma. Aunque sí reconoce que “los mejores viñedos del mundo están en La Mancha, por el sol y la tierra pobre”.

Le pregunto sobre si tenemos algo que envidiar a otras Denominaciones de Origen y me dice que no. Por el contrario opina que sí debemos fijarnos más en la cuestión del marketing y la comercialización, aunque “ese aspecto ahora se está moviendo mucho”.

IMG_3404
Jesús Benito en “Bodegas Verum”

Cercano y humilde, dice que empezó en esto del comercio online siendo muy jovencito: “a los 18 años tenía la idea de montar una empresa online de productos manchegos”, pero afirma que le quitaron la idea de la cabeza, por ser algo demasiado arriesgado en su tiempo.

El pasado agosto cumplió su sueño, encontró financiación para su proyecto y lanzó su tienda online, en la que se ofertan 20 Denominaciones de Origen y 27 bodegas de 8 regiones distintas.

Como esto va de vinos, decidimos darnos un paseo por una de las bodegas manchegas con más auge en los últimos años. Bodegas Verum nos abrió sus puertas y su preciosa cueva. En ella, se dan las condiciones ambientales perfectas para la conservación del vino. Sus más de 8.000 metros cuadrados nos sirven para adentrarnos más en este mundo tan fascinante.

IMG_3438
Jesús entre vinos Verum
IMG_3395
Barricas cuadradas, innovación de Bodegas Verum

Le expongo una cuestión, la de cómo ve la situación del vino en la actualidad. Su opinión es que “se debe hacer más caso al mercado interior”. También, afirma que “mucha culpa de que no se consuma vino, sobre todo en restauración, es el precio tan elevado que le ponen los restaurantes”, aunque reconoce que el vino requiere unas condiciones especiales que no necesitan otros productos.

Insisto y le pido a Jesús que me diga cuál es su vino predilecto: “en este momento el blanco Vallegarcía Viognier y el tinto Flor de Allozo son los que más me gustan”, pero reitera que eso puede cambiar.

Dependiendo de la situación y el momento, prefiere un vino a otro: “para estar con los amigos, prefiero un vino blanco o rosado, pero para una cena, me gusta más el blanco o tinto de barrica”. Y aunque la consumición del vino se está extendiendo cada vez más entre los jóvenes, me cuenta que “aquí es impensable ver a alguien en una discoteca con una copa de vino”, mientras que “en otros países sí pasa”.

Desde La vida en vino damos las gracias a Jesús por su tiempo y su paciencia y a Bodegas Verum por abrirnos sus puertas. También os animamos a que confiéis en el comercio online y os deis una vuelta por “Compraenbodega.com”. ¡Hasta la próxima amantes del vino!

 

 

 

 

La viña del abuelo

Posted on Actualizado enn

Me cuenta mi padre que va a replantar más cepas, porque la viña tiene algunas “calvas” y que su tiempo le ha llevado arar la tierra. La viña del abuelo es una viña chiquitita y descuadrada, consecuencia de los avances del hombre. No está recta porque le prestó un “cachito” a la más que útil “Autovía de los viñedos”: “ya no me acuerdo de cuánto pagaron al abuelo, pero tuvimos que ir a Madrid y todo”, me cuenta mi padre.

Mi padre es de esas personas que no conciben la vida sin el campo, será porque desde los trece o catorce años no ha hecho nada más que trabajar en él. Trabajaba en el campo, pero siempre para otros, para los “señoritos”. De joven fue tractorista, aunque también repartía su tiempo yéndose con el abuelo de semana: “partíamos la semana y hasta el miércoles íbamos y veníamos de trabajar a descansar al pueblo. Luego hasta el final de semana, nos quedábamos durmiendo allí, en el campo”, dice.

IMG_3306

En las casas de campo, la gente se llevaba su “saca”(especie de colchón hecho de lana o paja), “cada uno la suya, hombre” dice mi padre. Hacían noche allí, aunque en la época de mi abuelo era mucho más duro. Me cuenta mi padre, que mi abuelo podía irse de semana, pero también para dos semanas y que dormían las mulas por un lado y los jornaleros por otro, eso sí, todos en la misma habitación. Eso es economizar y lo demás tonterías.

Me dice que, cuando empezaron a sustituirse las mulas por unos todavía rudimentarios tractores, los más viejos creían que se les venía la ruina. Pero no, nunca dejaron de trabajar. Pese al trabajo de toda una vida, mi abuelo solo llegó a ser propietario de casi una fanega y media. ¡Y para colmo pasó la Autovía recortándole un trozo de viña!

Ahora mi padre me da ideas para hacer algunos planos y posa orgulloso con sus aperos. Sus manos curtidas dan una idea de lo trabajador que es. Se siente orgulloso del “cachito” de tierra que llegó a disfrutar su padre y de que ahora yo le haga un pequeño homenaje. Pequeño pero no por eso menos valioso, como la viña del abuelo.

 

 

 

La vida en vino

Posted on Actualizado enn

Hola a tod@s. Bienvenidos a un rinconcito de mi mundo. Mi nombre es Maria José y nací en el corazón de La Mancha. Mis padres, mis abuelos y toda mi familia procedemos de una cuidad llamada Tomelloso. El centro de la vida de los tomelloseros, de la de mi familia y de la mía siempre ha sido el vino. Tenemos la Cooperativa vitivinícola más grande de Europa y la segunda del Mundo. Es difícil encontrarte aquí a alguien que no sepa lo que es un racimo. Hasta nuestra patrona, la Santísima Virgen de las Viñas lleva a la vid colgada de su nombre.

Aquí, cuando es vendimia el pueblo se paraliza. Todo el mundo está pendiente de cómo se desarrollan los acontecimientos y cada uno de nosotros nos volvemos “un poquito” expertos en el tema. Yo no soy experta en vino, ni mucho menos. Pero en mi casa nunca ha faltado una botella y eso, quieras o no, te marca.

Este blog lo abro con el objetivo de rendir tributo a mi tierra y a los hombres y mujeres valientes que levantaron de ella un fruto milenario. A todos los que han luchado por que se reconozca la D. O. La Mancha y a los que con sus propias manos han hecho que Tomelloso sea hoy una de las ciudades más importantes para el sector vitivinícola mundial. Y por supuesto, este blog va dirigido a mi abuelo, agricultor y trabajador incansable y a ese pedacito de viña que consiguió con el esfuerzo de toda una vida.