Vicente Blasco Ibáñez

La bodega, de Vicente Blasco Ibáñez

Posted on Actualizado enn

Estrenamos nueva categoría en La vida en vino, la de Libros y vino. Aquí vamos a relacionar estos dos mundos a través de libros, relatos… y todo lo referente a la literatura con un hilo conductor común, el mundo del vino. Recorreremos el universo de las letras para adentrarnos de lleno en la cultura vinícola. Porque el vino ha servido de inspiración para muchos autores desde que el mundo es mundo y éste, es nuestro pequeño homenaje.

Aquí dejamos un fragmento de La Bodega, de Vicente Blasco Ibáñez. Se trata de una novela naturalista con influencias de Zola, la cual se enmarca en el ambiente de una bodega andaluza. Entre lectura y lectura, ¿porqué no una “copita” de vino?

 

Apresuradamente, como en los tiempos que llegaba tarde a la escuela, entró Fermín Montenegro en el escritorio de la casa Dupont, la primera bodega de Jerez, conocida en toda España; «Dupont Hermanos», dueños del famoso vino de Marchamalo, y fabricantes del cognac cuyos méritos se pregonan en la cuarta plana de los periódicos, en los rótulos multicolores de las estaciones de ferrocarril, en los muros de las casas viejas destinados a anuncios y hasta en el fondo de las garrafas de agua de los cafés.

IMG_3390

IMG_3866

Era lunes, y el joven empleado llegaba al escritorio con una hora de retraso. Sus compañeros apenas levantaron la vista de los papeles cuando él entró, como si temieran hacerse cómplices con un gesto, con una palabra, de esta falta inaudita de puntualidad. Fermín miró con inquietud el vasto salón del escritorio y se fijó después en un despacho contiguo, donde en medio de la soledad alzábase majestuoso un bureau de lustrosa madera americana. «El amo» no había llegado aún. Y el joven, más tranquilo ya, sentose ante su mesa y comenzó a clasificar los papeles, ordenando el trabajo del día.

IMG_3934

IMG_3367

Aquella mañana encontraba al escritorio algo de nuevo, de extraordinario, como si entrase en él por vez primera, como si no hubiesen transcurrido allí quince años de su vida, desde que le aceptaron como zagal para llevar cartas al correo y hacer recados, en vida de don Pablo, el segundo Dupont de la dinastía, el fundador del famoso cognac que abrió «un nuevo horizonte al negocio de las bodegas», según decían pomposamente los prospectos de la casa hablando de él como de un conquistador; el padre de los «Dupont Hermanos» actuales, reyes de un estado industrial formado por el esfuerzo y la buena suerte de tres generaciones.

IMG_3866